Cómo curé el eczema y el acné desde mi interior

acne antiinflamatorio bienestar cosmetica natural eczema medicina funcional nutricion piel saludable salud suplementos vitaminas

Por Ana Maria Aguirre 

Cat lady sin gatos. Obsesionada con la música, la cosmética y NYC. Políticamente siempre incorrecta. De pequeña me creía She-ra (Master of the Universe), pero a lo mucho llegué a Máster en comunicación pública de la ciencia (entre otras novelerías). 

"Que tu medicina sea tu alimento y tu alimentotu medicina"

- Hipócrates.

Muy bien dicen: Somos lo que comemos. Pero yo agregaría: y lo que absorbemos. Hoy en día por diversos factores como la contaminación, alimentos procesados, manipulados genéticamente, el estrés, entre otros asociados a nuestro estilo de vida, no estamos absorbiendo los nutrientes correctamente.

Esto nos lleva a un sinnúmero de problemas de salud debido a la inflamación y  deficiencia de vitaminas, minerales, aminoácidos y fitonutrientes. Todos esenciales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

El ser humano es una máquina perfecta, la única que funciona haciendo millones de procesos por segundo, sin que nadie la dirija. Cuando algo anda mal, esta maquinita nos avisa. Es lo que podemos identificar como un síntoma. En mi opinión, cuando existe un síntoma no hay que ignorarlo bajo la premisa de “ya pasará”, “si no piensas en eso se va a ir solito”. Pues no, el cuerpo te habla, te dice que algo pasa, emite señales que si las detectas y atiendes a tiempo, puedes corregir y prevenir un mal mayor.

Entre esas señales, además de dolor o malestar, están las que ocurren en la superficie de tu piel, pelo, y uñas. No es coincidencia que tengamos el pelo súper reseco, las puntas todas abiertas, la piel con inflamación, acné o eczema. Hacer caso omiso a estos síntomas solo va a empeorar la situación.

Voy a contarles en mi experiencia cómo logré un cambio de 360 grados en mi piel y pelo. No es una receta de ONE FITS ALL (que le calza a todos), porque cada organismo es diferente y cada persona tiene necesidades y requerimientos distintos según su sexo, edad, estatura, peso, estilo de vida, profesión, y cualquier posible afección o problema de salud que presente.

Mi objetivo es que este artículo les sirva de guía para informarse, una luz en el camino para las personas que aún no descifran lo que les está pasando, y puedan acudir con mayor certeza a un profesional médico que pueda atender sus necesidades de salud. Recuerden que auto medicarse es contraproducente y además costoso. Es muy probable que no necesiten lo mismo que yo, ni en las mismas cantidades.

Para mí todo empezó cuando empecé a entrenar muy fuerte, 5 veces por semana (y a veces 6 con una clase adicional de tenis los sábados) y por ignorancia, no busqué a un nutricionista adecuado que me guíe efectivamente en mi ingesta de alimentos según mis nuevos requerimientos y el desgaste físico que estaba teniendo. Al descompensarse físicamente, es posible que el cuerpo genere cortisol y en vez de lograr bienestar a través del ejercicio, lo que logres sea estresarlo e inflamarlo.

Por este motivo sufrí una pequeña lesión que me causó tendinitis y al no poder tomar desinflamatorios por ser alérgica a los AINES (antiinflamatorios no esteroides), fue empeorando con el tiempo hasta volverse crónica. Eso sumado a un cambio de vida que hice al irme a estudiar a Europa. Cambié de país, de ciudad y de continente. Estos cambios también producen trastornos en la microbiota. Estuve expuesta a otros microorganismos que no eran a los que mi cuerpo estaba acostumbrado.

Para no alargarles más el cuento, todo el desbalance produjo exceso de parásitos los cuales bloquearon mi absorción de nutrientes e inflamaron mi sistema digestivo. Además me mudé de nuevo (mi maestría era internacional) y me fui a vivir ahora a New York por un año. Ya con el cuerpo inflamado, el estrés y esa molestia constante, empecé a dormir muy mal, lo cual es letal para la salud y va produciendo un círculo vicioso de inflamación constante.

Luego de visitar a un sinnúmero de médicos y terapistas, desde fisioterapeutas tradicionales, osteópatas, acupunturistas, copas, quiropraxia Inca; hipnoterapias, meditaciones de Chopra, ballet... y en la desesperación hasta alternativas alejadas de la ciencia y el sentido común como aceite de hemp, maca, moringa, colágeno, jugo de apio en ayunas... nada parecía resolver mi dolor e inflamación que todos decían era solo muscular (o en su defecto que solo estaba en mi cabeza).

Y se preguntarán, ¿no hablábamos de la piel? Pues sí, además de la molestia muscular, empecé a sufrir de mucho ezcema (alergia por todo y nada) y acné. Soy una persona con piel atópica pero jamás había tenido un brote o breakout que durara tanto. Mi piel no resistía ni que la miraran, estaba inflamada todo el tiempo, únicamente podía usar mi aceite facial de oro 24k (una bendición) para aliviar un poco esa resequedad tipo lija que causa el eczema. Por este motivo ya prácticamente había eliminado la mitad de alimentos de mi dieta y me fui desnutriendo. Como ven, todo está conectado. Lo que en un principio era solo una molestia muscular, pues terminó afectando mi piel, mi estado de ánimo, mi salud física, emocional y mental.

Antes 2018

Así estaba ANTES hace un año... estas fotos son capturas del vídeo que hice para enseñar a usar los correctores y bases Aggi Beauty. Me daba mucha vergüenza publicarlas, porque obviamente no me veo nada bien, tengo acné, ezcema en ojos y  labios, ojeras de cadáver, pero después de semanas de meditarlo, concluí que era necesario como soporte visual para que puedan saber de qué estoy hablando. En esta foto me veo totalmente demacrada, hasta mi mirada carece de vitalidad. Hoy la veo y me dan ganas de llorar pero a la vez me doy una palmadita en la espalda y digo ¡BRAVO! lo superaste.

Estas fotos de aquí son del mismo vídeo, el mismo día, luego del maquillaje (¿nada mal eh?) para que vean cómo lo disimulaba. 

No quiero entrar en más detalles porque terminaría aburriéndolos y mi objetivo es que lo lean todo (tal vez lo dejamos para un Q&A live o IgTv), solo les voy a decir cómo finalmente resolví  mi problema: con suplementos y una dieta diseñada según mis necesidades.

No es así tan fácil como suena, créanme. Lo que hizo la diferencia fue que en el último de mis intentos, y gracias a una recomendación que alguien me hizo en uno de mis momentos de desesperación, asistí a un médico funcional. Puedo decir que el Dr. Rafael Serrano me devolvió la vida que había perdido. Cuando fui donde él me sentía completamente débil, fatigada, irritable, estresada, llena de impotencia y deprimida. Mi memoria fallaba, me costaba retener o acordarme de las cosas, a veces preguntaba lo mismo varias veces que la gente se enojaba conmigo. Mi piel y pelo eran una desgracia, mis ojeras ni hablar, y no entendía por qué a pesar de que supuestamente “no tenía nada” me sentía tan mal que sinceramente, hubiera preferido que me lleve la muerte.

El Dr. me explicó que debido a la mala absorción, tenía déficit de hierro, magnesio y vitamina D. Después de leer mucho al respecto, aprendí que las deficiencias no se dan de un día para otro, a veces pueden tomar meses y hasta años para manifestarse.

El diagnóstico se determinó mediante exámenes de sangre. Yo soy partidaria de la ciencia, cuando se trata de la salud no me gusta ponerla en riesgo con pseudociencias ni shamanes, florecillas roqueras, entre otros. Aunque muchos lo discutan, y sé que a algunos les puede funcionar por su efecto placebo, cuando necesitas algo real, unas pepitas de azúcar o inyecciones de agüitas no van a hacer el trabajo.

Así mismo soy partidaria de investigar bien y no enmascarar los síntomas con drogas que a largo plazo causan daños a otros órganos del cuerpo o simplemente no solucionan el problema de raíz. Por eso estoy fascinada con la medicina funcional, porque atiende al enfermo de manera integral, y trata al ser humano como un todo, como el sistema perfecto e interconectado que es, sin aislar un solo aspecto de él o reducirlo a un síntoma o  enfermad. 

Gracias a Dios no tenía nada grave, y a grave me refiero a una enfermedad catastrófica, porque cuando le dije eso al doctor, se le abrieron los ojos como platos y me dijo “¿cómo? ¡¿te parece poco?!" Y Bueno me dio la razón cuando le dije que yo consideraba que efectivamente no tenía nada grave porque no tenía cáncer, ni nada que no sea tratable solo con suplementación y una buena dieta. Para mí eso es una bendición ya que no todo el mundo corre con la misma suerte.

Les doy un consejo de corazón: nunca culpen al enfermo de su enfermedad (aunque a veces den ganas porque no siguen las recomendaciones médicas), ni lo comparen con otros más graves, porque el dolor es dolor, y la angustia es la misma al no poder encontrar una solución a un problema que te afecta todo el tiempo a todo nivel. Ningún enfermo quiere estar enfermo, ni tampoco se queja por querer fastidiar a otros. Es muy fácil tener pensamientos positivos cuando estás bien, en cambio cuando estás mal por un largo período, tu mente te empieza a jugar en contra; es igual que pedirle a un depresivo que esté alegre porque la vida es bella y sale el sol. El desbalance hormonal ocasiona depresión, no hay nada que la persona pueda hacer al respecto con simple voluntad. Sean compasivos, solidarios y empáticos. En vez de juzgar, mejor preguntemos más seguido: ¿Te encuentras bien? ¿Cómo te sientes? ¿Te puedo ayudar?

Ahora sí llegamos a la parte que todos ustedes querían leer desde un principio, pero quise ponerles en contexto para que entiendan que la información que deben sacar de este artículo no es la receta que me mandó el doctor, sino la moraleja de escuchar a tu cuerpo, así los demás te digan que exageras, que eres hipocondríaca, y asesorarte de las personas adecuadas. Confiar en tu instinto e intuición, si sientes que algo no está bien, es porque no está bien así los demás te digan lo contrario. Recordemos que por eso existen los diagnósticos SUB-CLÍNICOS (no aparecen aún en exámenes explícitamente, pero presentan síntomas que requieren mayor indagación y considerar otros indicadores o correlaciones).

 

El santo remedio: Los suplementos

suplementos vitaminicos

Con solo empezar a tomar vía oral los suplementos, empezando con el COMPLEJO B, en 3 días ya veía un cambio en los niveles de energía. No les puedo explicar cómo eso además influyó en mi ánimo porque al fin empezaba a ver mejoría. Empecé a tomar B complex Plus de PURE ENCAPSULATIONS (nada es patrocinado en este artículo) que además tiene BIOTINA. No saben lo que mejoró mi pelo. De reseco y puntas abiertas hasta la coronilla, hoy está brillante, largo y en excelente estado. (Hago un paréntesis para mencionarles que en ese mal estado a mi pelo lo rescató el corte realizado por Antonella Pereira, ya que le pedí que por favor haga lo posible porque se mantenga "largo". Y me dejó fabulosa, a pesar que tuvo que cortar un 50%).

Este suplemento tiene metilcobalamina que es supuestamente de mejor absorción que la cianocobalamina, sin embargo algunos médicos consideran más seguro recetar cianocobalamina ya que tiene más años de estudio, es más estable para almacenarse por más tiempo y es más económica.

Por lo general, es muy raro tener déficit de vitamina b12 ya que el cuerpo es capaz de almacenar lo suficiente para algunos años, y normalmente se obtiene de una dieta balanceada (no vegana o vegetariana). Sin embargo personas con problemas de absorción y adultos mayores podrían sufrirlo. La deficiencia de b12 es muy grave y puede causar daños neurológicos irreversibles. Se encuentra únicamente en fuente animal como las carnes y lácteos, por lo que un vegetariano no podría sobrevivir sanamente sin suplementación. La vitamina b12 interviene en numerosos procesos fundamentales del organismo:

  • Mantiene el buen funcionamiento del sistema nervioso.
  • Ayuda a la producción de glóbulos rojos (la falta produce ahogo, además del cansancio).
  • Fomenta la claridad mental, la concentración y la memoria.
  • Aumenta la energía física, mental y emocional.
  • Contribuye a un sistema inmunológico saludable.
  • Protege el corazón y el sistema circulatorio de la homocisteína.

La falta de vitamina B12 puede causar anemia, depresión, demencia, enfermedades cardiovasculares, trastornos neurológicos, debilidad muscular, problemas intestinales.

Los PROBIÓTICOS fueron pilar básico para reducir la población de bacterias perjudiciales, y reducir la inflamación de mi sistema digestivo para empezar a absorber mejor los alimentos. Yo tomo los de Dr. Mercola Complete Probiotics que son de los pocos que no es necesario refrigerarlos para que no se echen a perder (igual en nuestro clima de Guayaquil los mantengo refrigerados para proteger a mis bacilos queridos). Cambié de los regulares a los que son para la mujer que contiene ciertas cepas diferentes que son ideales para nuestra microbiota vaginal.

Para la inflamación general del cuerpo OMEGA 3 con ácidos grasos esenciales. Me gusta el de Krill Oil para mujer de Dr. Mercola que tiene primrose oil (ayuda a regular hormonas). El de Viva Naturals también es muy bueno y más potente (2 cápsulas tiene lo mismo que 3 de Mercola). Ambos contienen otros antioxidantes y ácidos grasos esenciales como astaxantina (el más poderoso de los carotenoides, 100 veces más que la vitamina E y que es excelente para la vista), EPA y DHA, GLA que durante décadas han sido recomendados por el pionero, Dr. Perricone en su dieta “The Wrinkle Cure” (o sea además no por nada todo esto es anti-edad, y ¡puedo dar fe!) y “The Anti-inflammatory diet” (¡de eso se trata! No olvides que el acné es también una enfermedad inflamatoria). La astaxantina además ayuda a reducir la aparición de arrugas y a reducir la hiperpigmentación (manchas en la piel). En otro artículo les hablaré sobre los suplementos anti-edad más beneficiosos para la piel.

El omega 3 te brinda todos estos beneficios:

  • Desinflama los órganos.
  • Reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Estabiliza los niveles de azúcar en la sangre.
  • Mejora tu estado de ánimo regulando niveles de serotonina.
  • Incrementa la salud del sistema inmune.
  • Ayuda a perder peso porque suprime el apetito excesivo.
  • Disminuye la severidad de los síntomas en artritis reumatoide.
  • Reduce la severidad de afecciones de la piel como eczema.
  • Hace que tu piel se vea más radiante.
  • Los ácidos grasos omega-6 ayudan a combatir las alergias.

Estas dos marcas no me causaron malestar estomacal, náuseas ni mal sabor (a pescado) en la boca, además que son considerablemente pequeñas y fáciles de tragar. En otro artículo les hablaré de los alimentos ricos en Omega 3.

"Controlando la inflamación, podemos ayudar a disminuir la enfermedad y mantener la salud y juventud de la piel." - Dr. Nicholas Perricone.

Como soporte digestivo y muscular L-GLUTAMINA un aminoácido de los 20 que están presentes en la proteína, está presente en los músculos y ayuda a mantener las células en buen estado y reparar los tejidos. Es un soporte para la salud cardiovascular y muscular. Esto fue especialmente bueno para mi espasmo muscular y dolor causado por la contractura, ya que se lo prescribe justamente para disminuir episodios de dolor. 

Uno de los rockstars de los minerales el MAGNESIO TREONATO es un magnesio de última generación al cual le han quitado la molécula laxante (no te crea molestias digestivas) y es de mejor absorción. Recuerden que no es solo lo que toman sino lo que realmente absorben. El magnesio además de ser un desinflamatorio por excelencia, tiene la función de hacer que el calcio se mantenga en los huesos. El que tomo es el de Dr. Mercola y el CogniMag de Pure Encapsulations (este es más potente). Como plus el magnesio treonato:

  • Ayuda al mantenimiento de la función cognitiva durante el envejecimiento.
  • Contribuye al mantenimiento de la salud cardiovascular, ósea y estado de la vitamina D.
  • Ayuda a mantener la cantidad de conexiones sinápticas entre neuronas, mejorando la memoria.
  • Ayuda a conciliar el sueño.

Y último pero no menos importante, el 5 HTP, un promotor del bienestar emocional que promueve la síntesis de la serotonina, un neurotransmisor que ayuda a mejorar el estado de ánimo, a dormir mejor regulando los ciclos y como resultado disminuye la depresión.

Luego adicioné (con el permiso de mi médico) vitamina C liposomada y Ubiquinol (del CoQ10) porque bueno estaba muy emocionada y quería estar más power más rápido. En serio no tienen idea de cómo se me puso la piel luego que mi organismo entró en balance de nuevo.

La marca sí importa

Es sumamente importante la marca de los suplementos porque tienen que ser de calidad. Hace unos años hicieron un estudio de suplementos genéricos en EEUU, los que venden por ejemplo en Walmart, Walgreens, CVS, etc, y lastimosamente los resultados descubrieron que no eran lo que decían las etiquetas.

Soy testigo de eso ya que yo le tenía terror al magnesio (citrato), omega 3 y complejo B, porque todos los que usualmente compraba en farmacias o GNC, me causaban molestias, malestar estomacal como gastritis, náuseas y un sabor horrible de boca. El complejo B de farmacia incluso me causaba jaqueca.

La dieta

Todo esto dio fantásticos resultados sumado a una dieta rica en vegetales, frutas, proteínas de calidad como carnes; carbohidratos naturales como plátano verde, camote y arroz; baja en lácteos (sólo queso de cabra, oveja y yogurt griego, el Galatea me fascina) sin azúcar refinada ni alimentos procesados. Al llevar una dieta anti-inflamatoria, como resultado te vas a deshacer del exceso de producción de sebo, poros agrandados, puntos negros y espinillas. Vas a combatir el acné, que como lo dije anteriormente, es una enfermedad INFLAMATORIA.

Desapareció el ezcema y unos parches alrededor de los pómulos que tenía a raíz de que usé una mascarilla koreana de carbón activado que ¡me quemó la piel! (sí, así que mucho cuidado con estos productos). El acné ni hablar PUFF! GONE! No había tenido la piel tan hermosa y calmada en años! Creo que desde época del colegio hace más de 20 años.

Mi piel sigue siendo sensible, pero ahora se ve y se siente sana, aunque aún no me atrevo a usar otros maquillajes que no sean los naturales de AGGI BEAUTY (básicamente cada fórmula está súper que comprobada ¡en MÍ! Somos CRUELTY-FREE y especializados en pieles ultra sensibles).

Ahora cambié al aceite facial Luna Elixir para terminar de aclarar las manchitas que me dejaban los interminables granos.

Si tienen preguntas o inquietudes no duden en dejar sus comentarios abajo del blog y con gusto se las responderé en otro artículo o en un vídeo.

Conclusión

Luego de esta experiencia me queda muy claro que somos CUERPO-MENTE-ESPÍRITU y que si uno de ellos esta en desbalance, el resto sufre. Si estamos mal nutridos, descuidados, no hacemos ejercicio, trabajamos en exceso, no dormimos bien... tarde o temprano el cuerpo nos pasa la factura. Y estando enfermos es muy difícil tener ENERGÍA (porque eso es lo que somos y lo que nos mantiene vivos) para estar bien mental y emocionalmente. 

Y así mismo debemos mantener un balance con nuestra parte espiritual, nuestras relaciones, dejar de creer que solo el éxito profesional, material, de estatus, es el éxito en la vida. Estar conscientes que somos más que lo material, que la nutrición es física pero también espiritual y emocional.


No tengo fotos actuales de estudio pero les dejo una selfie de mi último viaje... sin bases ni correctores, pero sí con mucha energía, alegría, vitalidad y sobre todo con muchas ganas de vivir la vida. Si siguen a @aggibeauty  en instagram también me verán haciendo más historias y videos con la cara lavada :)

 

 

 

Así que si quieren tener una piel hermosa les dejo el secreto:

  • Buena nutrición física y espiritual.
  • Suplementos (cuando sea necesario).
  • Evitar el exceso o INexceso (como la banda de los ´80) de sol (¡necesitamos la vitamina D!)
  • Usar productos cosméticos saludables y amables con nuestra piel.
  • Llevar un estilo de vida equilibrado (entre trabajo, familia, amigos, cuidado personal) evitando vivir en un estado de estrés constante.
  • Gratitud. Sonreirán más y se verán resplandecientes ;)

Espero que les haya gustado este artículo y la información les sea de utilidad. Como dijo Carrie Fisher: "toma tu dolor y conviértelo en arte". Y aquí estoy, compartiéndoles mi arte. 

 *La lista de los productos en Amazon la encuentras aquí.

ATENCIÓN

Este artículo no pretende diagnosticar ni reemplazar la opinión profesional de un especialista en medicina, es meramente informativo. Está basado en un caso específico que no se puede generalizar. Antes de tomar cualquier suplemento o medicina, consulta a tu médico, no te auto mediques.

®Todos los derechos reservados. Si quieres compartir esta información, por favor cita la fuente con el enlace al artículo. 

 

 

 

 

 

 

Fuentes:

https://www.mayoclinic.org/drugs-supplements-vitamin-b12/art-20363663

Perricone Nicholas (2001). The Wrinkle Cure: Warner Books Edition.



Publicación más antigua Publicación más reciente


  • Marcela en

    Wow! Su artículo me conmovió. Tengo 29 años y sigo con acné, si me trato de cuidar con las comidas pero es difícil no estar estresada en este mundo tan caótico y que sobreexige a cada uno. Encuentro esperanzas de que porfin me podré curar. De verdad agradezco mucho toda la información que nos comparte. Investigaré un poco más los productos que recomienda y trataré de conseguirlos. Pero fijo creo que necesito el omega3 y la vitamina b12 ya que no como carnes Rojas y los lácteos me hacen mal. Una pregunta, en cuánto tiempo empezó a desaparecer el acné? Y tomó todos los suplementos al mismo tiempo? O cómo los tomaba? Muchas gracias


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados